miércoles, 13 de marzo de 2019

Cómo ser una mamá feliz

La felicidad es una decisión personal y cuando se es madre puede parecer un poco más difícil encontrar ese estado de ánimo ideal con tantos cambios, la rutina, los problemas de los hijos, etc.

Los especialistas dicen que la infelicidad en las madres puede partir de un sentimiento de renuncia obligada, la renuncia a un estilo o proyecto de vida. Nunca una madre debería renunciar a su persona y anularse a si misma para entregarse por completo a los hijos; esto se transmite erróneamente a los hijos, a través de generaciones, donde se cree que para poder querer a otros hay que anularse uno mismo.

El reto para ser una persona integral, está en no anularse como mujer ejerciendo el rol de madre. Hay quienes pueden querer dedicarse a la maternidad únicamente, pero en cambio las mujeres que tiene proyectos de crecimiento y superación no deben dejarlos de lado para dedicarse exclusivamente a la crianza, porque ahí puede originarse la infelicidad.

Lo peligroso y negativo de que una madre no sea feliz, es que ese sentimiento lo transmite a sus hijos, directa o indirectamente, con un mensaje de insatisfacción y frustración que puede cambiar en ellos ciertas conductas y afectar su autoestima. Recuerda que de la actitud que como mamá tengas, así tus hijos se van a explicar el mundo.

Saber combinar la responsabilidad por los hijos, con la satisfacción personal, puede resultar un verdadero reto. A continuación algunos consejos para lograr ser una madre feliz.

como ser una mama feliz


HÁBITOS PARA SER UNA MAMÁ FELIZ

1.    ACEPTA QUE NO ERES PERFECTA. No trates de ser una mamá perfecta, se la mamá que puedes ser. No tengas miedo de decir “no sé” o “no puedo”, ello te volverá una madre asertiva.

2.    ATRÉVETE A JUGAR CON TUS HIJOS. Ponte a su nivel en el plano físico, juega en el suelo, corre, etc., para que tus hijos sintonicen mejor contigo. Claro que tienes que disfrutarlo sino el pequeño lo notará.

3.    RENUNCIA A TENER LA CASA IMPOLUTA. No debes tener una casa pulcra, entre más pequeños son los hijos es más difícil conservar el orden y la limpieza, pero conforme van creciendo también ellos aprenderán a ser ordenados. Además, cuando los niños son muy pequeños la casa debe estar adecuada para ellos. Tu hogar tiene que estar adaptado lo más posible al entorno del niño.

4.    NO TENGAS PRISA EN QUE TUS HIJOS CREZCAN. Debes tener la flexibilidad y paciencia para entender que los niños aprenden en sus diferentes etapas y a su propio ritmo, no hay que presionarlos ni exigirles demasiado sino se frustrarán.

5.    NO OLVIDES A TUS AMIGAS. Encuentra un espacio para convivir con tus amigas y que las pláticas de hijos no absorban toda la conversación, también es importante que hables y te desahogues sobre tu papel como mujer, esposa, amiga, etc.

6.    CUIDA TU RELACIÓN DE PAREJA. Que no todo sea el embarazo y el niño, dedica tiempo a tu pareja, a escucharlo y poner atención en él. Sino, corres el riesgo de que tu pareja pierda interés en pasar tiempo contigo y en estar en casa. Sobre todo cuando los hijos nacen hay una desplazamiento casi completo de la relación de pareja. Así como no hay que desplazar a la pareja, tampoco hay que desplazar ni descuidar la atención a los hijos mayores cuando llega un nuevo hermanito.

7.    ENCUENTRA TIEMPO PARA TI. Tú también eres importante, ocúpate y preocúpate también por ti, haz cosas que te hagan sentir bien, realizada, feliz. Ten logros y satisfacciones. Necesitas espacios de recreación para que la maternidad no se vuelva una esclavitud. Tu éxito como madre sólo podrás lograrlo si también te preocupas de la plenitud de esa mujer que está atrás de la madre sosteniéndola como pilar.

0 comentarios:

Publicar un comentario