lunes, 1 de abril de 2019

Bebés y gatos

Si bien tu gatito puede ser un amigo maravilloso, es probable que con un nuevo bebé en la casa, te puedas llegar a sentir dividido entre la seguridad del bebé y el bienestar del gato. Los gatos ciertamente pueden interactuar con los bebés siempre que el padre haya supervisado previamente las interacciones y se sienta seguro de que el niño no traumatizará al gato y viceversa. Es importante mantener seguros tanto a tu gato como a tu bebé reconociendo y abordando los riesgos que pueden llegar a causar los gatos cuando un nuevo bebé ingresa a la casa.

Bebés y gatos

Bebés y gatos

Manejo seguro de los gatos
Una preocupación sobre la interacción entre el bebé y el felino es la posible falta de conciencia del bebé sobre el manejo seguro de los gatos. Los bebés quieren explorar y tocar todo lo que están a la vista, mientras que muchos felinos se asustan fácilmente. Acercarse agresivamente, golpear en lugar de acariciar y tirar de la cola son todos comportamientos que podrían motivar a un gato a contraatacar con sus garras o incluso morder.

Comienza presentando a tu bebé al gato de la familia, modelando el manejo seguro del gato, mostrándole cómo acariciar suavemente al gatito. También es imperativo que nunca se dejes a un bebé solo en una habitación con la mascota de la familia.

La fiebre por arañazo de gato
Una de las principales preocupaciones que tienen los padres cuando cohabitan con un gato y un bebé es la Bartonella, una bacteria que termina en las uñas de un gato como resultado de infecciones de pulgas y puede causar fiebre por rasguño de gato. Un rasguño defensivo o agresivo podría transmitir las bacterias del gato al bebé. Dado que los bebés y los niños todavía están desarrollando sus sistemas inmunológicos, la exposición a la bacteria Bartonella podría tener graves consecuencias para la salud.

Es recomendable proteger a tu gato y a tu bebé usando productos de control de parásitos recetados por el veterinario y descontaminando tu hogar con frecuencia para mantener las poblaciones de pulgas bajo control. Aspira frecuentemente y lava la tapicería y la ropa de cama regularmente para proteger tanto al bebé como a tu gato.

Recortar las uñas del gato
Para proteger mejor la piel del bebé contra rasguños, manten las uñas de su gato en la mejor forma posible cortándolas regularmente. Lo más importante a recordar es que los gatos, especialmente los gatitos, tienden a rascarse cuando juegan.

Más allá de cortar los dedos de las patas, considera hablar con tu veterinario sobre "Patas blandas". Estas tapas de vinilo se pueden pegar a las patas de un gato para proteger al bebé contra rasguños. Es un proceso seguro e indoloro, pero debe ser administrado por un veterinario.

Protección de cuna para el bebé
Es probable que tu gato se sienta atraído por el nuevo bebé en el hogar. Puede querer acurrucarse, acariciar y calentar a su hijo a veces. Si bien la exposición de la mascota a tu bebé suele ser segura si está supervisada, limita el acceso de tu gato a la habitación y la cuna del niño. Protege la cuna comprando una red para ponerla encima, de modo que tu gatito pueda ver y oler al bebé, pero no pueda interrumpir su sueño saltando en la cuna. También puedes ser astuto y agregar una puerta de malla a la guardería de tu hijo para evitar que el gato ingrese a su habitación por completo. Tu gatito puede echar un vistazo mientras su hijo juega de manera segura en su habitación.

0 comentarios:

Publicar un comentario