jueves, 26 de diciembre de 2019

9 cosas que debes hacer para poner tu casa en orden antes de que llegue el bebé

Tener un bebé es la noticia más bella del mundo, pero junto con las buenas nuevas, llegan algunos deberes que debemos hacer como padres.
La casa debe volver a repensarse en varios aspectos, no solo para crear una nueva habitación para el bebé, sino también para generar espacios seguros para el pequeño que en solo meses estará explorando todo el hogar.
En esta guía te mostramos cuáles son los items más importantes a tener en cuenta para la llegada del nuevo miembro de la familia. Si estás pensando en construir una nueva habitación o mejorar el hogar para el bebé, te recomendamos solicitar presupuesto en reformas integrales Barcelona, que tendrán en cuenta la seguridad del recién nacido y podrán hacer de tu casa un hogar seguro para el bebé.

9 cosas que debes hacer para poner tu casa en orden antes de que llegue el bebé 

9 cosas que debes hacer para poner tu casa en orden antes de que llegue el bebé

Tips para el hogar

1. Examen de seguridad
Tener un bebé en casa que pueda gatear hacia la cocina y abrir armarios llenos de productos químicos tóxicos sucede prácticamente de la noche a la mañana, y es más fácil prepararse antes de que el bebé nazca, que cuando te encuentres cansado y con una mayor carga de tareas más tarde. Los productos de limpieza y los medicamentos siempre deben almacenarse fuera de la vista y fuera del alcance de los niños, en gabinetes con llave. Usa cerraduras magnéticas en gabinetes que estén fuera del alcance del bebé.
Si tienes armas de fuego en tu hogar, retira las municiones y guárdalas en un lugar separado del arma. Guarda esas llaves en un área diferente de donde guardas las llaves del hogar. Finalmente, verifica o instala detectores de humo y monóxido de carbono.

2. Preparación para los visitantes
Vale la pena dedicar un poco de tiempo ahora a reunir lo que los huéspedes puedan necesitar al quedarse para conocer al nuevo bebé o al ayudarte en casa en los primeros días de maternidad. De esta manera, no correrás por ahí buscando sábanas o toallas en el momento en que regresas del hospital. Recuerda abastecerte de pasta de dientes, cepillos de dientes y papel higiénico.

3. Apunta a las zonas rojas
Las áreas más peligrosas para los bebés no son interruptores de luz y pestillos de las puertas, como se suele sospechar, sino fregaderos de cocina, trapos de cocina, perillas de estufa, esponjas, manijas de grifos, encimeras, manijas de refrigeradores, tablas de cortar y porta cepillos de dientes. Esto se debe a los gérmenes que allí habitan. Guarda toallitas desinfectantes cerca de estas zonas rojas para que puedas limpiarlas regularmente.

Tips y consejos para la cocina

4. Reimagina tu espacio
Mira al mostrador con ojo crítico para decidir qué puede almacenarse y qué puede quedarse. Por ejemplo, la cafetera es imprescindible, pero ¿qué tal ese calentador de tortillas que rara vez usas? Hasta luego. En su lugar, deja espacio para un estante de botellas o una máquina para hacer alimentos para bebés. La cocina debe ser cómoda para tí en este período y segura para el bebé a futuro.

2. Haz espacio en tu refrigerador
Es posible que tu bebé siga una dieta totalmente líquida, pero aún tendrás que asignar algunos espacios en el refrigerador para la leche materna y la fórmula, además de todas esos tuppers con cosas ricas que traerán tus amigos y familiares cuando vengan a conocer a tu bebé. Entonces, cuando tu refrigerador esté casi vacío (idealmente antes de ir a comprar comida), limpialo bien. Trabaja de arriba a abajo y saca todo, tirando comida vencida o no identificable. Luego, limpia los estantes con una esponja tibia, frotando especialmente las manchas pegajosas con vinagre blanco diluido. Haz lo mismo con los estantes en la puerta. Cubre cualquier zona propensa a derrames con una toalla de papel y cámbiala a menudo para mantener limpia el área.

3. Ahorra tiempo en la esterilización 
Como nuevo padre, puedes sentir de repente que estás rodeado de piezas de bombeo, biberones, tetinas, pacis y juguetes para la dentición y todos necesitan ser esterilizados. La buena noticia es que ya no sugerimos que los hiervas. Los estudios demuestran que el agua caliente y jabón mata los gérmenes comunes.

Tips para la lavandería

1. Reevaluar el cesto
Pronto el nuevo integrante de la familia producirá montones de ropa para lavar, por lo que ahora puede ser el momento de actualizar la cesta a un modelo con compartimentos o comprar otro solo para tu bebé.

2. Lava la ropa con anticipación
Retira el embalaje y cualquier etiqueta que pueda irritar la piel sensible de tu niño. Usa un detergente que esté libre de colorantes y perfumes, o uno comercializado especialmente para bebés para tener todo pronto al momento de vestir a tu bebé.

3. Prepárate para las manchas
Una vez que llegue su recién nacido, es posible que te preguntes por qué te molestas en vestirlo, ¡debido a todo el desorden que produce tan fácilmente! Existen productos especializados para comida para bebés, caca y orina, estos limpiadores enzimáticos de manchas están formulados para descomponer las manchas y las moléculas del suelo. Úsalos en la tela lo antes posible. Si no planeas lavar la ropa de inmediato (o si una mancha es muy terca), rocía con el quitamanchas y sumerge el artículo en agua fría hasta que puedas lavarlo en la máquina.

Administra la suciedad diaria
Una casa organizada puede convertirse rápidamente en un sitio de desastre una vez que llega tu bebé. Tenemos soluciones y tips para ese momento.

Para derrames: desecha las toallas de papel en favor de los paños de limpieza de microfibra, que son reutilizables, increíblemente absorbentes y de secado rápido.

Para el desorden: si vives en una casa de varios niveles, mantén una canasta en la escalera inferior y arroja los elementos que deben subir cuando tengas un momento libre. Tanto como puedas, evita llevar a tu bebé de arriba abajo con otras cosas. Un estudio de 2012 encontró que alrededor del 25 por ciento de las lesiones entre bebés menores de 1 años ocurrieron cuando fueron transportados por las escaleras.

Para los platos: coloca a tu bebé en un asiento cercano mientras cargas y descargas el lavavajillas. O llévalo en un portabebés; algunos bebés prefieren el movimiento, por lo que puede resultarles relajante.

Para tu "ayudante": Si tienes un hijo mayor, ten a mano una botella de spray para él llena de agua o un combo de agua y jabón suave. Él puede limpiar a tu lado y sentirse útil en lugar de quedarse fuera.

0 comentarios:

Publicar un comentario